No te pierdas HOME OF THE WIND, el inminente documental sobre los 20 años de historia de Moonsorrow, basado en esta biografía. ¡Únete a la campaña de crowdfunding en mayo!

jueves, 10 de junio de 2010

Capítulo 4.1




Capítulo cuarto:
De celuloide y mucha melodía
(2003)


Había bastante expectación entre sus seguidores, pero prefirieron no colgar ninguna canción (ni trozo) en internet hasta que hubiera salido el álbum. El lanzamiento se demoró un poco por razones de agenda de la discográfica, pero finalmente, tres meses más tarde, concretamente el 10 de marzo de 2003, Kivenkantaja fue editado en toda Europa (creo que en todo el mundo, de hecho), terminando así el contrato por dos discos que tenían firmado con Spikefarm.

Portada del Kivenkantaja
A los seis días de su lanzamiento, y por primera vez en la historia de Moonsorrow, el disco estaba en las listas finlandesas, concretamente en la posición nº 16, para sorpresa de propios y ajenos. Ville describió el momento en que se enteraron como “uno de esos momentos «¿pero qué cojones…?»” (one of those “what the fuck” moments).

Respecto al disco, se trata del más melódico que hicieron jamás. Según cuenta Henri, en los meses previos a la composición de los temas escuchó mucha música clásica y bandas sonoras, y tomó muchos elementos de ese tipo de música. Sin dejar de sonar a Moonsorrow, las canciones en general tienen estructuras más complejas, duraciones cada vez más largas y un sonido, en conjunto, barroco, por así decir. Pomposo y adornado y altisonante y tal. Como siempre, Henri compuso la música de todas las canciones, en colaboración con Marko en algunos casos, y Ville las letras, que

Guerreros pacíficos
tampoco son como las de antes: si bien en los discos previos contaban historias y batallas, ablandándose progresivamente (desde el “vamos a decapitar cristianos” de las maquetas hasta el “destino del guerrero” de V&K), ahora son sobre todo poemas descriptivos y abstractos. Sin duda se trata del disco más melódico y tranquilocho de todos los que tienen. De todos modos, en la fotos promocionales seguían apareciendo con cotas de malla, escudos, espadas y antorchas.

La portada también tiene anécdota. Para hacer la runa, contactaron con una asociación que se dedica precisamente a eso: a dibujar runas en piedras. The Guild of the Runescratchers, se llama la asociación. A esta piedra en concreto la llamaron “Moonstone”. Cuando estuvo hecha, la llevaron en camión al bosque para sacarle la foto; pero pesaba tanto que no la pudieron mover a un lugar más adecuado. Quisieron transportarla en un carretillo y sólo consiguieron aplastarlo y reventar la rueda. Así que la foto está sacada a un par de metros del camión. “Todo el concepto de Kivenkantaja [acarreador de piedras, recordemos] trata sobre nosotros llevando esa piedra desde el bosque de Myrskylä hasta Helsinki”, bromeaba Marko. Después, esa piedra se llevó al patio trasero de las oficinas de Spinefarm, rota en dos cachos; varias renovaciones más tarde se rompió en cachos más pequeños, y tras la mudanza de las oficinas de Spinefarm a otro sitio, la Moonstone (o lo que queda de ella) se halla en paradero deconocido.

Buscando entrevistas de esta época, encontré una de Heart Of Steel/Metal Rules que resulta muy reveladora, puesto que anticipa montones de cosas. Cuando el entrevistador, a cuento de los trece minutos de “Raunioilla”, les pregunta si se autoimponen algún límite para la duración de las canciones, Ville responde: “No hay tope, las canciones simplemente van tomando forma. ¡Si un día tenemos una buena canción que dura 20

La Moonstone en preparación
minutos, la usaremos!”. Cuando menciona la evolución de Voimasta ja kunniasta a Kivenkantaja, y que los temas tienen cada vez atmósferas más épicas y melódicas, Marko, consciente de que continuar avanzando en la misma dirección podría ser un error, revela: “Sí, siempre está el problema de cómo mejorar los discos anteriores, aunque hasta ahora nos salió bien. Creo que el próximo álbum tendrá variaciones más dinámicas. […] Personalmente, me voy a concentrar en material más orientado a guitarras para el próximo álbum”. Finalmente, ante la pregunta de si harán un disco con una sola canción muy larga, Marko comenta que alguna vez se lo plantearon, pero no deja de parecerles muy arriesgado. “También puede que hagamos una rápida y fea tormenta de fuego. Ya veremos…”. Con estas declaraciones, se están anticipando un año, tres e incluso cinco, respectivamente, a sus siguientes proyectos. Hablaremos de todo esto en próximas páginas.



Tuulen tytär / Soturin tie

No hay comentarios:

Publicar un comentario